Crítica de vinos

Marqués de Móstoles. Tinto de 2017

Caldo joven, afrutado, madurado en barrica de roble americano, con huellas de sándalo en el paladar. Sinuoso y atemperado entre dientes, robusto y espasmódico sobre lengua.

 

Gran Duque de los Entresijos. Rosado de 2017

Vino ganador de la XXVII Bienal de Baco de Grenoble. Denso y trotón, aunque sin el punch de su mellizo Gran Duque de los Entresijos Tetra-brick Edition. Triple destilado que golpea el cielo de la boca como un rinoceronte caramelizado y estrábico.

 

Esputo de los Dioses. Blanco espumoso 2017

Rijoso e hirsuto. Aprovecha todo el potencial de la garnacha pese a que el bouquet pierde en la implosión maxilofacial. Ideal para acompañar rodaballo au coquille de moine o nachos con guacamole.

 

Príncep Josafat. Cava Brut de 2015

DO del Baix Camp. Sabroso, con recuerdos en laringe de payés y arado. Excesiva retroarcada, quizá, de estiércol bovino. Entra muy bien, así, fresquito.

 

Grand Canard. Rosado de aguja de 2016

Matices triangulares. Tiene… eso… no me sale la palabra. Sube muchísimo. LOL.

 

Xarrup de Xona. Tinto de 2016.

Buah. Buah. Buah.

 

Marquis de Kissinger. Rosado de 2017

Je, je, je. ASTURIAS, PATRIA QUERIDAAAA…

 

Delfino sorridente. Tinto de 2015

Os quiero, tíos… Dame un beso, anda.

 

Eau de Marlot. Blnaco de 2107

Cómo la echo de menoss… Ah, si puediera volver atrás. lo que ddaría por vertye una vez mas He cambniaado,, de bverdad. Teniás razón y te siggo queriendp. Cada d´ia. Cada día. te qureré siempre,, jkkkkkkkkk