Enrique V

Escena I

(ENRIQUE V pasa por delante de una gasolinera. Se queda mirando un cartel que dice «HAY LATAS DE GASOLINA»)

ENRIQUE V (lee): «Horchatas La Levantina»… Ahora mismo entro y me pido una, con la sed que tengo…

(ENRIQUE V entra en la gasolinera. Detrás del mostrador está el dependiente GASOLÍNEZ)

ENRIQUE V: Póngame una bien grande.

GASOLÍNEZ: Enseguida, señor. ¿La quiere de 98 octanos, súper…?

ENRIQUE V: Que esté bien fresquita.

GASOLÍNEZ (aparte): Otro cliente graciosillo, ¡brrrrr!

(Le da una lata. ENRIQUE V la abre y le pega un trago)

ENRIQUE V: ¡Puag! Esto sabe a rayos. Voy a denunciarle, mercachifle de tres al cuarto.

GASOLÍNEZ: ¿Cómo se atreve, lombriz cabezona?

ENRIQUE V: ¡Y encima me insulta! ¡Grillo patatero! ¡Valenciano de pacotilla!


Escena II

(ENRIQUE V en la acera, con un ojo morado, le habla a una farola)

ENRIQUE V: Como lo oye, señor guardia… ¡Pero no se quede ahí como un pasmarote y haga algo!

TELÓN.