Archivo de la categoría: Textos

Los secamanos

Nos reunimos cada jueves en el café Mañé, jugamos a las cartas, tomamos café con leche y compartimos cigarrillos. No podemos sacarnos los abrigos, pues en invierno hace un frío que pela y en verano los carteristas acechan cualquier descuido. Por supuesto que en las calurosas tardes de verano no es necesario llevar abrigo, pero es una costumbre que tenemos. Sería imperdonable que unos caballeros como nosotros jugaran a las cartas en mangas de camisa. No deja de ser un ritual, uno de tantos, pues mi abrigo se encuentra en un estado cochambroso y hace dos inviernos perdí la manga derecha al lanzar un naipe con demasiado ímpetu. Los abrigos de los demás no desentonan con el mío; al que no le faltan botones le cuelgan las solapas o tiene descosido el forro. Ninguno hace mención del deplorable aspecto de los abrigos de sus amigos, sería una afrenta. Sin embargo un día nos permitimos el lujo de carcajearnos cuando Noel, al ir a repartir cartas, se acercó demasiado a la vela y medio abrigo se evaporó en una llamarada breve y espléndida. Ahora siempre juega de lado, ocultando la parte esfumada de su abrigo.

Cuando acabamos el café con leche y empezamos con los licores Jeremías cuenta una historia fantástica. Si no lo conociéramos, bien podríamos pensar que se lo está inventando todo.

—El otro día desayunaba en una terraza, en la terraza de Chez José Luis. Yo ojeaba el periódico, pero en la mesa de al lado un grupo de ancianos sordos que alzaban la voz innecesariamente llamó mi atención. Uno de ellos, cuya dentadura luchaba  por huir de su boca, decía: “¡A dónde iremos a parar!”. Y el resto asentía y lanzaba exclamaciones cómplices: “¿A dónde? ¡El acabóse! ¡Esto es un sindiós!”. “Anteayer fui a un bar”, siguió el viejo, “y ya sabéis, la próstata, en fin, ¿qué os voy a decir?”. “¡La próstata! ¡Qué horror! ¡No somos nada!”, jaleaban los demás. El viejo continuó: “Tuve que ir al excusado y al acabar me lavé las manos”. “¡Las manos! ¡Por supuesto! ¡Faltaría más”, decían los otros. “Pues bien, usé el secamanos y, por San José bendito, jamás lo hiciera. ¡Qué potencia! ¡Qué horror! Me abrasé los diez dedos. Por eso llevo las manos vendadas”, y mostró ambas manos, envueltas en gasas. “Ay, ay, ay”, exclamó otro anciano, uno con boina, “. Eso no es nada, Tomás. ¿Qué me vas a contar?” y mostró sus dos brazos, enyesados hasta el codo. “Yo tuve el infortunio de toparme con uno de estos modernos secamanos, que más que secamanos parecen sandwicheras. Introduces las manos bien extendidas y verticales y unos chorros finísimos de aire a 1000 kilómetros por hora te las secan y te las perforan. Pues bien: las falanges de los diez dedos hechas añicos. El médico me dijo que me vaya olvidando de aplaudir en lo que me queda de vida, pues los dedos me quedarán como sarmientos”. “¡Hay que ver! ¡Qué desastre! ¡Qué falta de humanidad!”. El de la boina, a modo de coda, añadió: “El doctor me dijo que cada vez le visitan más pacientes con los brazos amputados, tal es la fuerza de los secamanos. Yo no sé a qué se debe esta manía de instalar turbinas de reactor a chorro en lugar de toallas, que son mucho más seguras”. Hubo unos segundos de grave silencio, como si aquellos viejos fueran testigos impotentes de una escalada bélica por ver quién añadía más potencia a su secamanos. Finalmente habló otro viejo con gafas ahumadas: “¿Os acordáis del bar gallego que demolieron de la noche a la mañana para dejarlo hecho un solar? Pues resulta que no lo demolieron. Se ve que un incauto pulsó el botón cromado del secamanos y aquella bestia anclada a la pared, cual propulsor de un cohete Apolo, arrancó de cuajo el edificio y lo puso en órbita. En órbita es un decir. Al parecer el bar gallego y sus clientes cayeron en Albacete”. Y, por supuesto, hubo más exclamaciones. Yo acabé el desayuno y me marché, dejándolos en un estado de indignación supina.

Una cadena de emails de las hienas del Serengueti

De: hiena Andrés.
Para: hiena Nacho, hiena José Luis, hiena Enrique, hiena Juanjo.

Mañana, en la gacela muerta junto al lago, comida de negocios.

 

De: hiena Enrique.
Para: hiena Nacho, hiena José Luis, hiena Andrés, hiena Juanjo.

¿Otra vez la gacela? La última vez estaba llena de buitres. Propongo el ñu putrefacto, cerca de la madriguera de las suricatas Ardanaz-Morales.

 

De: hiena Andrés.
Para: hiena José Luis, hiena Enrique, hiena Juanjo.

OK. En el ñu pútrido, entonces.
PD: Borro a Nacho del mail porque lo ha matado un rinoceronte.

 

De: hiena José Luis.
Para: hiena Andrés, hiena Enrique, hiena Juanjo.

Que la viuda de Nacho está en celo. Que igual podemos hacer la comida de negocios y luego ir a pelearnos para ver quién la monta, si os parece bien.

 

De: hiena Juanjo.
Para: hiena Andrés, hiena Enrique, hiena José Luis.

OK a la comida. A lo otro no iré, porque no soy macho Alfa, pero dadle recuerdos a la viuda de Nacho, que es mi madre, creo.

 

De: hiena José Luis.
Para: hiena Andrés, hiena Enrique, hiena Juanjo.

LOL.

 

De: hiena Andrés.
Para: hiena José Luis, hiena Enrique, hiena Juanjo.

LOL.

 

De: hiena Juanjo.
Para: hiena Andrés, hiena Enrique, hiena José Luis.

LOL.

 

De: hiena Enrique.
Para: hiena José Luis, hiena Andrés, hiena Juanjo.

LOL.

Ya no soy Biel

Soy el final de LOST
Soy el reactor de Chernobyl
Soy el sistema Betamax
Soy la invasión de Perejil

 

Soy las películas del AVE
Soy un recordatorio de comunión
Soy Rausan
Soy las frutas de Aragón

 

Soy un Trinaranjus
Soy el Renault Twingo
Soy un anuncio de YouTube
Soy una noche en el Bingo

 

Soy el de barba de La Trinca
Soy una bolita homeopática
Soy una hamburguesa de tofu
Soy la amiga simpática

 

Soy el Bob Esponja de la Puerta del Sol
Soy TuristaEnTuPelo
Soy la matrícula del gimnasio
Soy La puerta del cielo

 

Soy la Copa de la UEFA
Soy la Intertoto
Soy una muñeca chochona
Soy un perrito piloto

 

Soy el Hindenburg
Soy una rima de Mecano
Soy UPyD
Soy el amigo vegano

 

Soy Waterworld
Soy el que perdió su silla
Soy Marina d’Or
Soy la Expo de Sevilla

 

Soy Jar Jar Binks
Soy el moño masculino
Soy el Windows 8
Soy un Grammy latino

 

Soy el príncipe nigeriano
Soy un comercial de Vodafone
Soy el pesado del butano
Soy Tom Doniphon

 

Soy la gala de los Goya
Soy el doblaje de El Resplandor
Soy un calcetín desparejado
Soy la flamenca sobre el televisor

 

Soy el mono de IKEA
Soy un tatuaje de Camarón
Soy una Barbie sin cabeza
Soy los Greatest Hits de O-Zone

 

Soy el hijoputa del tiempo
Soy una serie española
Soy un tango
Soy Rompetechos gritando a una farola

 

Soy Jesse Pinkman
Soy el inspector Clouseau
Soy Ringo Starr
Ya no soy Biel Perelló

Enrique V

Escena I

 

(ENRIQUE V pasa por delante de una gasolinera. Se queda mirando un cartel que dice «HAY LATAS DE GASOLINA»)

ENRIQUE V (lee): «Horchatas La Levantina»… Ahora mismo entro y me pido una, con la sed que tengo…

(ENRIQUE V entra en la gasolinera. Detrás del mostrador está el dependiente GASOLÍNEZ)

ENRIQUE V: Póngame una bien grande.

GASOLÍNEZ: Enseguida, señor. ¿La quiere de 98 octanos, súper…?

ENRIQUE V: Que esté bien fresquita.

GASOLÍNEZ (aparte): Otro cliente graciosillo, ¡brrrrr!

(Le da una lata. ENRIQUE V la abre y le pega un trago)

ENRIQUE V: ¡Puag! Esto sabe a rayos. Voy a denunciarle, mercachifle de tres al cuarto.

GASOLÍNEZ: ¿Cómo se atreve, lombriz cabezona?

ENRIQUE V: ¡Y encima me insulta! ¡Grillo patatero! ¡Valenciano de pacotilla!

 

Escena II

 

(ENRIQUE V en la acera, con un ojo morado, le habla a una farola)

ENRIQUE V: Como lo oye, señor guardia… ¡Pero no se quede ahí como un pasmarote y haga algo!

TELÓN.

Instrucciones del juego de mesa ‘Batalla espacial’

Publicado originalmente en Minoria absoluta.

BATALLA ESPACIAL es un juego de estrategia en tiempo real en el que el objetivo es destruir la nave espacial del contrincante.

REQUISITOS

-2 jugadores.

-Nota de Selectividad igual o superior a 6’43.

CONTENIDO DE LA CAJA

-Un dado.

-Un cubilete.

-Un tablero desplegable de 80×80 metros.

-Modelos a escala de los principales cuerpos celestes del Sistema Solar. (NOTA: no se incluyen los cometas del Cinturón de Kuiper ni objetos del Catálogo Messier, ni cuerpos inferiores a 10 metros de diámetro, así como los asteroides de la nube de Oort.)

-Un regla milimetrado.

-Una lupa de 30 aumentos.

-Unas pinzas de precisión.

-16.467 piezas para ensamblar las naves espaciales.

-Un reloj atómico de cesio.

DURACIÓN DE LA PARTIDA

-Entre 6 y 18 semanas en la modalidad PARTIDA RÁPIDA.

-Entre 9 y 32 meses en la modalidad PARTIDA NORMAL.

(NOTA: Para la PARTIDA RÁPIDA debe ajustarse el reloj atómico pulsando el botón “FAST”. La manipulación debe realizarse utilizando guantes de plomo y gafas de seguridad (no suministradas). Asimismo deberá consultarse el ANEXO 7 (apartado III: ecuaciones de Schrödinger) para corregir las fluctuaciones temporales cuánticas.)

PREPARACIÓN

  1. Despliegue el tablero en una superficie lisa y consulte las TABLAS XXIII.4 y LV.6.3 basadas en las observaciones de Tycho Brahe para colocar los planetas y demás objetos celestes sobre el mismo. Utilice el regla milimetrado o un dispositivo de medición láser (no suministrado). Para agilizar el juego no tendremos el cuenta las desviaciones de cada planeta sobre el plano de la eclíptica y los colocaremos todos en el mismo plano bidimensional.
  2. Cada jugador debe elegir cuidadosamente las piezas de su nave espacial teniendo en cuenta que son IMPRESCINDIBLES los módulos autónomos, los tanques de combustible y las 3 fases para el lanzamiento y puesta en órbita. En el ANEXO CRM-114 encontrará una detallada descripción de la masa y/o empuje vectorial de cada pieza.
  3. Una vez decidido el diseño del cohete y del módulo autónomo, el jugador ensamblará las piezas con ayuda de la lupa y de las pinzas. (NOTA: compruebe CONCIENZUDAMENTE la lista de pieza incompatibles del ANEXO GÉMINI/SOYUZ.)
  4. Consulte el reloj atómico y compruebe de nuevo las TABLAS XXIII.4 y LV.6.3 para recolocar los objetos celestes en su órbita correcta. (NOTA: La órbita de Mercurio DEBE calcularse utilizando las correcciones relativistas (consulte las páginas 38-47 del libro Sobre la Relatividad Especial y General, de A. Einstein).)

¡EMPIEZA LA PARTIDA!

  1. Calcule la “ventana de lanzamiento” idónea para aprovechar el tirón gravitatorio de Marte y/o de Júpiter. Espere los días/meses necesarios.

(…)

  1. Aplicada la Ley de Boyle sobre los gases, calcule el empuje necesario para conseguir una órbita geoestacionaria. (NOTA: en la PARTIDA RÁPIDA despreciaremos los movimientos de precesión y nutación terrestres.)

(…)

  1. Repita los pasos 47-115.

(…)

  1. 45. En caso de fallo en el sistema auxiliar, la nave quedará sin oxígeno. Calcule la masa corporal de los astronautas y la capacidad pulmonar de cada uno y el tiempo que tardarán en morir por anoxia (NOTA: ver http://www.medicaljourney.com/content/subscription?=brain+damage+O2.). Espere el tiempo establecido y, posteriormente, declare ganador al adversario.

(…)

  1. Cuando AMBAS naves se encuentren a menos de 500.000 km. de Neptuno, los jugadores lanzan el dado con el cubilete. El que logre un número más alto dispara el misil guiado por láser y destruye la nave adversaria, proclamándose GANADOR.

Soy feliz

Soy feliz
soy muy feliz
ojalá pudieras
ver lo feliz que soy

 

Escitalopram
Mirtazapina
Sertralina
Diazepan

 

Soy feliiiz
soy muy feliiiz
ojalá pudieras
ver lo feliz que soy

 

para la ansiedad
5 miligramos
qué tranquilidad

 

La felicidad completa
depende de una receta

 

Soy feliiiz
soy muy feliiiz
ojalá pudieras
ver lo feliz que soy

 

Escitalopram
Mirtazapina
Sertralina
Diazepan

 

Si estoy deprimido
tomo un comprimido
de 30 miligramos

 

La felicidad completa
depende de una receta

 

Soy feliiiz
soy muy feliiiz
ojalá pudieras
ver lo feliz que soy

 

Soy feliiiz
soy muy feliiiz
ojalá pudieras
ver lo feliz que soy